Identifican parte del cerebro que parece controlar la introspección


Un grupo británico de científicos identificó una parte del cerebro que parece controlar la introspección, un hallazgo que podría llevar a entender uno de los factores clave de la conciencia humana.

Según un estudio que publica la revista científica Scientist, este descubrimiento también podría derivar en el tratamiento de ciertas enfermedades cerebrales en las que la gente pierde su capacidad para reflexionar sobre sus propios pensamientos y acciones.

De acuerdo con estos resultados, que recoge hoy el diario británico The Independet, los expertos descubrieron que las personas más introspectivas tendían a tener más volumen de tejido nervioso en un área del córtex prefrontal, directamente debajo de los ojos.

“Encontramos una correlación entre la capacidad introspectiva y la estructura de una pequeña área del córtex prefrontal cerca de la parte frontal del cerebro”, indicó Geraint Rees, de la Universidad de Londres.

De esta manera, en el estudio los expertos encontraron que “cuanto mejor era una persona en la introspección, más materia gris tenía en esta área y lo mismo era verdad con la materia blanca, o las conexiones nerviosas en esta área”.

“En este punto, no sabemos por qué su materia gris o blanca difiere en esa área pequeña. ¿Se desarrolla esta área a medida que nos volvemos más capaces de reflexionar sobre nuestros pensamientos, o mejora la capacidad de introspección si el córtex prefrontal de una persona está más desarrollado?”, se pregunta Rees.

El hallazgo se ha hecho gracias al análisis de un escáner cerebral realizado a 32 voluntarios a los que se pidió que completaran un test psicológico para medir su capacidad de reflexionar sobre sus propias acciones y pensamientos.

Steve Fleming, de la Universidad de Londres, dijo que el estudio de la introspección era difícil por no haber “señales externas simples que indicaran que alguien podía tener o no esta habilidad”.

Según él, “hacemos introspección cuando pensamos en nuestros propios pensamientos, sentimientos o las decisiones que hemos tomado. Es algo que hacemos todo el tiempo pero algunas personas son mejores que otras (haciéndolo)“.

Este experto añadió que incluso si no obtenemos una respuesta cuando tomamos una decisión, “con frecuencia sabemos de forma intuitiva si es una decisión buena o mala”.

Futuras investigaciones, añadió Fleming, podrían derivar en nuevas formas de tratamiento médico para personas que sufren daños cerebrales en esa área.

Fuente: Elespectador.com