Estudio revela que los hombres felices atraen menos a las mujeres

En un artículo recientemente publicado en varios medios, se relata cómo científicos de la Universidad de British Columbia, en Canadá, analizaron algunas emociones y características físicas influyen en la atracción entre los sexos y tras meses de investigación llegaron a la conclusión de que existen grandes diferencias en cómo hombres y mujeres evalúan la atracción sexual.

Según los datos arrojados por el estudio, los hombres felices son los menos atractivos para las mujeres; en cambio, aquellos que se muestran soberbios y arrogantes son más atractivos. “Aunque mostrar un rostro sonriente y feliz es considerado como esencial para las interacciones sociales, incluidas aquellas que involucran atracción sexual, muy pocos estudios realmente han investigado si una sonrisa es, en realidad, atractiva” explica Jessica Tracy, la profesora que dirigió el estudio, en su informe publicado en la revista Emotion de la Asociación Psicológica Estadounidense.

En el estudio participaron cerca de 1.000 voluntarios adultos que tenían que evaluar el atractivo sexual de cientos de personas del sexo opuesto, los cuales mostraban emociones como felicidad (sonrisa amplia), orgullo (una pose engreída con la cabeza en alto y el pecho henchido), vergüenza y humildad (cabeza baja y los hombros caídos) y otras emociones similares.

“El objetivo de este estudio era explorar las primeras impresiones sobre nuestra atracción sexual a imágenes de adultos del sexo opuesto”, comenta Alec Beall, uno de los investigadores. Por esta razón los investigadores aclararon a los participantes que no se trataba de elegir entre las imágenes a la mujer u hombre que para ellos podría ser el novio o la novia ideal, es decir, no se trataba de pensar en ella como una pareja de largo plazo sino basada exclusivamente en su atractivo.

Los resultados sorprendieron a los investigadores. Resultó que a las mujeres les interesan menos los hombres felices y sonrientes, sus preferidos fueron los varones orgullosos y engreídos. Para los hombres, al contrario, las mujeres más atractivas sexualmente fueron las felices y sonrientes.