Guía rápida contra el coronavirus COVID-19

Antes de ésta, la más reciente pandemia en la historia de la humanidad se presentó a comienzos del siglo XX con la llamada gripe española, con una cifra de muertos superior a los 50 millones de personas, lo que equivale a la población actual de Colombia. Por fortuna el coronavirus ha demostrado, hasta el momento, una mortalidad baja pero desafortunadamente un alto nivel de contagio. Y es por esto que es importante tomar medidas para evitar contagiar a poblaciones en riesgo (adultos mayores de 60 años y pacientes con enfermedades crónicas) y para controlar el número de enfermos de modo que el sistema de salud pueda dar a basto con los recursos disponibles.

Tal vez el peor virus es el de la desinformación y el pánico pues nos lleva a tomar decisiones equivocadas que poco ayudan o, incluso, favorecen la expansión del virus. Es por ello que en PSICOSAPIENS colocamos a su alcance esta guía rápida contra el coronavirus COVID-19, para que tenga información clara y a la mano para actuar rápida y oportunamente. Recuerde siempre consultar fuentes oficiales como las del Ministerio de Salud de Colombia o las de las respectivas Secretarías de Salud de su departamento o municipio ante cualquier duda. Las alcaldías están en la obligación de habilitar líneas telefónicas para consultas y eventualmente para el envío de personal médico a su domicilio.

¿Cómo prevenir el contagio?

  • Lávese las manos con frecuencia con un desinfectante de manos a base de alcohol o con agua y jabón.
  • Tosa o estornude cubriéndose la boca y la nariz con el codo flexionado o con un pañuelo.
  • Evite tocarse los ojos, la nariz y la boca.
  • Mantenga al menos un metro de distancia entre usted y las demás personas, sobre todo con aquellas que tosan, estornuden y tengan fiebre.
  • Evite tocarse los ojos, la nariz y la boca.
  • Limite al máximo las reuniones numerosas.

¿Qué hago si sospecho que estoy contagiado?

Si cree que puede padecer el coronavirus porque presenta síntomas compatibles, como fiebre, desaliento o tos seca o si ha viajado o ha tenido contacto reciente con personas de zonas consideradas como foco de infección, tales como España, Italia, China, Corea del Sur, Singapur o Irán, por favor siga el siguiente protocolo:

  1. Aíslese.
  2. En la medida de lo posible, no se desplace a su IPS para evitar contagiar a otras personas.
  3. Llame a la línea de atención de su municipio. En el caso de Medellín es el 123 y para el departamento de Antioquia el #774, donde le indicarán si los síntomas ameritan una visita médica domiciliaria o no.
  4. Si los síntomas son leves, lo más probable es que deba mantener el aislamiento en su domicilio, si son graves, deberá ser hospitalizado.

¿En qué consiste el test del coronavirus?

El test se basa en la toma de muestras del tracto respiratorio. Lo puede realizar un médico en su domicilio cuando el caso es asintomático o los síntomas son leves. También puede realizarse en un centro de salud, si el paciente se encuentra ingresado por un cuadro grave.

Si la prueba es negativa, el caso se descarta. Solo si la prueba es positiva o no concluyente, se toman nuevas muestras y se avisa a la entidad seccional de salud.

¿Qué pasa si confirman que tengo el coronavirus?

Si no presenta síntomas o los síntomas son leves, las autoridades sanitarias seguramente le prescribirán el aislamiento domiciliario y que extreme las medidas higiénicas para no contagiar a cuidadores. Estas medidas incluyen el uso de mascarillas, lavado de manos con agua y jabón o un desinfectante. La mayoría de las personas, cerca del 80% se recuperan de la enfermedad sin necesidad de realizar ningún tratamiento especial.

Recuerde que por el momento no hay ningún medicamento antiviral específico para tratar el COVID-19, ni vacuna.

¿Cómo convivir con alguien contagiado con coronavirus?

Para aislar a una persona contagiada con el coronavirus en su propia casa, es conveniente que disponga, por lo menos, de una habitación y un baño exclusivos para él, de modo que disminuyan las probabilidades de contagio para las demás personas que conviven con el enfermo. Es importante mantener al menos un metro de distancia con cualquier caso positivo.

¿Cómo se que me he curado?

Para saber con certeza que un paciente se ha curado del coronavirus, después de padecerlo, se deben tomar dos muestras respiratorias separadas de al menos 24 horas entre cada una de ellas y ambas deben dar negativas.

¿Puedo volver a contagiarme?

Llevamos muy poco tiempo de estudio del coronavirus (recordemos que se supo de él a finales de diciembre de 2019) de modo que no se sabe a ciencia cierta. Al parecer hay un caso documentado en China, en el que pare que efectivamente hubo reinfección.

¿Dónde puedo encontrar más información sobre el coronavirus en Colombia?

Para más información por favor consulte la página web del Ministerio de Salud en el apartado dedicado al COVID-19, haciendo clic aquí.

La anorexia y la bulimia han opacado otros peligrosos problemas de salud pública

Ríos de tinta han corrido recientemente por estos lares provenientes de la administración municipal advirtiendo de los peligros de la Anorexia Nerviosa y la Bulimia para las jovencitas de la ciudad. Nadie niega esos peligros, pero más peligroso aún parece ser que este tipo de enfoque monotemático ha hecho casi invisible otros peligrosos problemas de salud pública, entre ellos el sobrepeso y la obesidad.

Las cifras que se publican en la versión oficial hablan de una de cada tres mujeres con problemas de anorexia nerviosa o bulimia en la ciudad de Medellín. Caso supremamente extraño para mi pues en mi trabajo clínico en colegios y universidades no he podido corroborar esta cifra que mas bien parece acercarse al estándar mundial, aunque posiblemente sea un poco mayor, de cerca de un 5% de la población femenina, pero debo reconocer que mi observación simple no reemplaza un estudio estadístico juicioso.

En cambio, según datos de la Organización Mundial de la Salud, el sobrepeso y la obesidad si alcanzan entre ambos más de un 30% de la población mundial. Datos que paradójicamente muestran que el sobrepeso y la obesidad afectan en general más a la población femenina que a la masculina. (http://www.who.int/infobase/report.aspx?rid=118). En el caso de Colombia, se estima que cerca de 12 millones de personas padecen estos males con lo cual nuevamente estamos cerca del estándar mundial y lo peor es que hacemos muy poco para prevenir su aparición y tratar su padecimiento.

Bajo el punto de vista de la psicología de la evolución es esperable que suceda con mayor facilidad el sobrepeso y la obesidad que la anorexia y la bulimia. Los primeros males son fruto de un organismo como el nuestro diseñado para sobrevivir en la dura selva o en la estepa africana, por lo cual consume toda la energía posible con el fin de almacenarla y, lo que hoy no sucede con mucha frecuencia, usarla luego en largos períodos de hambruna. Los segundos, la anorexia nerviosa y la bulimia, son consecuencia de desórdenes nerviosos multicausales que no deberían afectar significativamente al grueso de la población.

Sin embargo algunos (y algunas) defienden la idea de que la anorexia es el resultado de una sociedad machista que manipula a las mujeres a través de los medios masivos de comunicación y la publicidad troquelando sus mentes y sus cuerpos. Es indudable que muchas veces los modelos de belleza patrocinados son poco sanos y realistas pero de ahí a considerar que en sociedades “más avanzadas” que la nuestra casi nunca se presenta la anorexia en proporciones semejantes o que esta triste enfermedad casi no existía antes de los mass media, hay un largo trecho.

Oliverio Toscani, fotógrafo reconocido a nivel mundial por sus irreverentes campañas para Benetton, decía recientemente al ser interrogado sobre una campaña diseñada por él mismo contra la anorexia: “la moda generalmente es hecha y diseñada por homosexuales y a ellos no les interesa para nada la mujer, al contrario, quieren que sus modelos sean flaquísimas para que no opaquen sus diseños”. No creo necesariamente que la anorexia sea culpa de los homosexuales o la moda, pero tampoco creo que sea responsabilidad de los hombres heterosexuales.

Y no son sólo el sobrepeso y la obesidad, También están la hipertensión, el estrés, la diabetes, que podría prevenirse en muchos casos, la desnutrición infantil, el cáncer de seno, de próstata, el cigarrillo, las drogas, el consumo de alcohol y las prácticas sexuales de riesgo, sólo por citar algunos ejemplos, en los que podría hacerse un mejor trabajo de profilaxis y educación pero que se reducen casi siempre a unos pocos esfuerzos aislados.

Considero que la salud pública es responsabilidad de todos y todos debemos participar de este debate, con cifras y datos reales en la mano que nos permitan diseñar programas que enfrenten los problemas de toda la población y no sólo de una de sus partes. No dudo de la importancia de prevenir la extrema delgadez pero creo que hay muchos otros frentes por los cuales trabajar por el bien de todos y para que no quede la impresión de que en vez de la salud pública, lo que realmente interesa a sus emisarios es promocionar otra idea igualmente extrema, esta vez ya no comercial pero sí política.