¿Por qué se van con otras?

Por: Luza Alvarado

Un amigo tenía una nana que era más sabia que mil manuales de autoayuda. Se llamaba Eva, tendría unos 50 años y después que la dejara el padre de su hijo, nunca se volvió a casar. Cuando le preguntábamos por qué no quería tener pareja, la señora respondía: “Porque los hombres son como muñecos. Una los baña, los arregla, los viste… y son otras las que terminan bailando con ellos”.
Las palabras de Eva vuelven a mi memoria cada vez que escucho que un hombre dejó a su mujer por otra. Y entonces me pregunto qué es lo que mueve a los hombres a buscar una nueva aventura. ¿Es cierto que tienen un instinto de cazador que los lleva irrefrenablemente hacia la aventura? ¿Acaso es el aburrimiento lo que los lleva a buscar en otra mujer lo que no tienen en casa? ¿Es que prefieren la novedad a la reconstrucción?

Vayamos por partes. El asunto de los instintos ha sido estudiado por importantes investigadores de la talla de Susan Pinker, quien ha demostrado que los hombres compiten y corren riesgos por una cuestión biológica, profundamente enraizada en los instintos. Por un lado, hacen gala de su fuerza física para resultar atractivos a las mujeres, por otro, producir adrenalina y testosterona los hace sentir bien. Esto ayudaría a explicar por qué se sienten atraídos ante una mujer que les represente un reto, un riesgo, un peligro. Sin embargo, si se supone que hay amor de por medio en su relación, ¿por qué suelen ignorar es vínculo y abandonar el barco por otra mujer?

Otro punto de vista en la misma línea lo da Helen Fisher, autora de revolucionarios estudios sobre las determinantes fisiológicas del amor y las relaciones de pareja. Fisher afirma que nuestra animalidad suele ser más importante de lo que pensamos cuando se trata de tomar decisiones de pareja. Según sus estudios, en cuestiones de “amor”, nuestro cerebro se divide en tres polos: el cerebro sexual, el cerebro romántico y el cerebro afectivo. El primero funciona con la libido, el segundo con el enamoramiento y el tercero con vínculos como el apego. Lo curioso es que no siempre funcionan al mismo tiempo o con la misma persona.

Fisher aclara que los seres humanos somos animales que evolucionaron no para ser felices, sino para reproducirse y perpetuar la especie. Es por ello que al tener más posibilidades de relacionarnos (con tres zonas cerebrales), aumentan nuestras posibilidades de reproducirnos. Esto querría decir que somos capaces de amar, desear y estar enamorados de diferentes personas al mismo tiempo. En una sociedad poligámica esto resultaría aceptable socialmente hablando, sin embargo, nuestra cultura ha limitado estas posibilidades a una sola: la monogamia. Por lo tanto, nos guste o no, pensar en otro esquema de pareja es casi imposible moralmente hablando. Así, nos vemos forzados a elegir entre una persona y otra, aunque ello nos provoque conflictos, dolor, despecho o infelicidad.

Elegir a la otra
Una vez asumido que nacimos y vivimos dentro de las reglas de la monogamia, es preciso explorar cómo funciona este mundo de relaciones y por qué hay tanta presión sobre la de pareja. Según la terapeuta neoyorquina Esther Perel, (autora del libro “Inteligencia erótica”) es necesario que la pareja se mueva en un terreno de cierta inestabilidad, que introduzca “riesgo en la seguridad, misterio en lo familiar e innovación en lo duradero”, pues de lo contrario se pierde el erotismo, la libido disminuye y el interés del hombre en su pareja se esfuma. A ello, Perel añade que la novedad es un excelente afrodisíaco, y si el hombre no la encuentra en su relación actual, lo más seguro es que vaya a otra parte en busca de los juegos, las miradas furtivas, los mensajes sugerentes y la variedad en la cama.

Bajo esta perspectiva, podríamos pensar que toda huida se encuentra fincada en el sexo y la novedad. Sin embargo, de acuerdo con Patricia Love (Hot Monogamy), es la intimidad la que generaría buen sexo, pero ésta no se lograría sin una buena comunicación verbal: “Cuando las parejas comparten libremente sus pensamientos y emociones, crean un alto grado de confianza y de conexión emocional entre ellos, lo cual les brinda la libertad para explorar su sexualidad sin trabas ni tabúes”, afirma Love.

Desde otro punto de vista menos académico pero igual de valioso, la postura de Love es secundada por Steve Harvey, humorista y autor de varios best sellers. Harvey dice que para sentirse amado, un hombre busca tres cosas en una mujer: apoyo, lealtad y sexo. El comediante añade que un hombre está dispuesto a dar más de sí mismo si se le permite impresionar a una mujer y sentirse interesante (ahí obtendría su dosis de testosterona y adrenalina). Si hacemos un recuento de lo que plantean estos autores, llegaríamos a una primera conclusión: para que un hombre permanezca al lado de una mujer necesita novedad, intimidad, sexo, lealtad, apoyo y admiración. ¿Esto querría decir que cuando un hombre pasa de la estabilidad al aburrimiento, tiene mal sexo y resulta predecible, dejará a su mujer por otra?

Al respecto, Perel aclara que el aprisionamiento es lo que debilita el deseo. “La falta de espacio para actuar con autonomía, para poder ser uno mismo, ya sea por acoso y dependencia de la propia pareja como por un exceso de obligaciones diarias, acaba creando una reacción de rechazo e incluso de huida”. O sea que uno de los motivos por los que un hombre buscaría una nueva mujer, no sería la novedad en sí misma, sino el hecho de que la nueva mujer “le da su espacio” y lo deja ser él mismo, es decir que se convierte en su cómplice y su compañera.

Es inevitable preguntarse qué ocurrirá cuando la nueva mujer empiece a conocer al hombre en sus peores días. ¿Acaso seguirá recibiendo la misma admiración y el apoyo que lo hicieron correr a sus brazos? Lo más probable es que quién sabe. Sé que suena algo absurdo, pero seamos abiertos y realistas: hay un factor impredecible en todo esto, y es la posibilidad de cambiar. Puede ser que un hombre corra a los brazos de otra mujer por que dicha relación no está viciada con los viejos problemas cotidianos (la casa, los gastos, los antecedentes familiares), de manera que la nueva mujer no tiene en su registro los malos momentos, los rencores y las peleas intestinas.

Tal vez la sensación de empezar de cero parecería para un hombre mucho más estimulante que un gran escote. ¿Qué tal suena esto: reescribir su propia historia, reinventarse al lado de alguien nuevo que no conoce su lado oscuro y, con cierta conciencia, no volver a cometer los mismos errores? Quizás a los hombres les resulta más motivante empezar de nueva cuenta en una tierra prometida, que reconstruir sobre los escombros una relación que marcó el inicio de su vida adulta.

Aclaro que no se trata de tomar partido, sino de desentrañar los motivos por los que un hombre se va con otra mujer.
Finalmente, no puedo sino volver a las sabias palabras de Eva, la nana de mi amigo: quizás haya mujeres con las que un hombre aprende -a catorrazos- lo que significa ser compañero, pareja, cómplice y amante; y hay otras mujeres, quizás con más suerte, a las que les toca vivir de manera gozosa dicho aprendizaje. ¿Ustedes qué piensan? ¿Qué busca un hombre cuando se va con otra?